Consejos para conseguir tu cambio de hábitos

Empezamos febrero y muchos de nosotros todavía no hemos empezado con los propósitos de año nuevo para cambiar nuestros hábitos. Las tareas se acumulan y nos entran los agobios. Esto nos hace más vulnerables a cierto tipo de publicidad engañosa y podemos caer en sus redes, como pueden ser las dietas detox o los batidos detox. Nuestra nutricionista, Cristina Huergo, apuesta por una dieta saludable que incluya frutas y verduras, cereales integrales, proteínas y grasas de calidad y por la utilización de métodos de cocinado sencillos. Para ello ha elaborado una serie de consejos que pueden serviros de ayuda para comenzar con una dieta saludable y conseguir llevar a cabo vuestro cambio de hábitos de la mejor manera posible:

Verduras: inclúyelas en todas tus comidas. Las verduras ricas en azufre, como la cebolla o el ajo, fluidifican la bilis. Otras amargas como las alcachofas estimulan la secreción de bilis, que nos ayudará a hacer la digestión. Las ricas en potasio como el apio o los espárragos pueden ayudarnos con la retención de líquidos. Pero lo importante es incluir todo tipo de verduras en nuestra alimentación de manera habitual y en cantidades importantes. Podéis seguir las referencias del plato de Harvard para guiaros con las cantidades: https://www.hsph.harvard.edu/nutritionsource/healthy-eating-plate/translations/spanish/

Frutas: apostar por piezas de fruta entera en lugar de en forma de zumo. Siempre es un buen momento para tomar una fruta pero puedes aprovechar después de comer, cuando te da el antojo de algo dulce y así matas el gusanillo, o puedes incluirla entre horas. En este caso elije frutas con piel que puedas transportar sin problema o prepárate un túper con las que más te gusten. Todo es cuestión de organización.

Legumbres y derivados: son una excelente fuente de proteínas vegetales y nos aportan sensación de saciedad. En dietas vegetarianas y veganas te recomiendo que las consumas a diario. ¿De qué manera? Bien sea en elaboraciones sencillas, como ensaladas o guisos que no incluyan mucha grasa, o sus derivados, como el tofu o el tempeh. También puedes hacer hamburguesas o albóndigas a la plancha o al horno con una salsa casera de tomate o de setas, por ejemplo.

Cereales: consumir las versiones integrales nos ayuda a incorporar fibra a nuestra alimentación, que además de evitar el estreñimiento, nos aporta sensación de saciedad.

Frutos secos y semillas: la cantidad varía según las necesidades energéticas pero no es necesario eliminarlos de tu alimentación, sólo debes escoger la ración correcta. Incluir semillas o aceite de lino y/o nueces diariamente nos asegura un aporte correcto de omega-3.

Alimentos fermentados: algunos encurtidos, chucrut, kéfir, miso… incorporar estos alimentos a nuestra alimentación nos ayudará a mantener saludable nuestra flora intestinal.

Evitar los ultraprocesados: eliminar este tipo de productos poco saludables nos ayudará a conseguir nuestros objetivos más rápido, además de que mejoraremos nuestra salud.

Por último, ¡¡¡¡Actívate!!!! Mantener un estilo de vida activo (ir a los sitios caminando, subir por las escaleras, …) es tu mejor seguro de vida. Si además lo complementas con la práctica del ejercicio físico que más te gusta, ya tienes todas las de ganar.

Los famosos batidos detox mejor se los dejamos a las celebrities. Apostar por una dieta saludable y un estilo de vida activo es una elección mucho más segura para conseguir nuestros objetivos sin poner en riesgo nuestra salud, y sobre todo, sin falsas esperanzas ni perder dinero.